Biografía

Begoña Maza Abajo (Santander, 1950).

De carácter aparentemente apacible y sosegado, su interior se asemeja a un volcán a punto de erupcionar. Su pulsión creadora, alimentada por sus propias inseguridades, le obliga a reafirmarse en cada una de sus pequeñas obras, dando como resultado un voluminoso legado, elaborado durante los últimos cuarenta y cinco años, que expresa el deseo por alcanzar un remanso de paz y tranquilidad.

Sus personajes transmiten un estado de máxima liberación, aquel que Begoña desea para sí misma dentro de ese espacio atemporal, neutro, casi infinito que reflejan sus fondos y sus paisajes. Un espacio donde pretende escapar por un momento de sus obligaciones impuestas e interiorizadas en la rutina de su día a día, de todo aquello que le rodea y le deja una huella en forma de preocupación. Porque Begoña, no explota hacia el exterior salpicando a todos sus allegados, todo lo contrario, canaliza sus inquietudes en el silencio de sus obras.

1970   _0002

Estudio en Santander, año 1970.

A pesar del incipiente interés por formarse en la Escuela de Bellas Artes, frustado por las expectativas del tiempo en el que le tocó vivir, finalmente se contentó con unas cuantas clases en una Academia, otras pocas junto al maestro y amigo José de la Riera, y otras muchas en la soledad de su estudio. Seguramente, el rigor y la disciplina académica habrían minado su creatividad, atándola de pies y manos frente aquel interés ingenuo y autodidacta por investigar nuevas formas de expresión. De ahí que gracias a esa libertad descubramos ahora un portafolio heterogéneo, repleto de múltiples técnicas – óleos, acuarelas, témperas, acrílicos, esculturas de talla y modelado, grabados, o el nuevo arte digital -, respondiendo al deseo de saciar su permanente curiosidad sobre el medio en el que trabaja.

Así mismo, cabe subrayar que la desenfrenada creación cuasi industrial, aparentemente artesanal, materializada en los cientos de imanes, marcalibros, camisetas, postales, estampas y otros objetos de recuerdo, no son puro merchandising, sino pequeñas joyas genuinas, incomparables unas a otras. Archivadas en decenas de cajas, no pretenden ser un ejemplo de esa delgada línea que separa el Arte con mayúsculas de la artesanía, sino, todo lo contrario, responden al deseo humano de aplacar su ansia por transmitir y darse a conocer. Abrirse al mundo, aunque ella misma no lo reconozca, de forma silenciosa, y si me lo permiten, bastante económica.

Cuando observamos la obra de Begoña Maza  puede apreciarse la pincelada suelta de Van Gogh; los personajes solitarios de Friedrich y Hopper; la mirada calidoscópica de Juan Gris y Picasso; el color armonioso de Gauguin, la luz tenebrosa de Rembrandt, y también alarmante de Goya; la plasticidad de Cezanne, de éste último rescatando las formas geométricas elementales que sintetizan, al igual que Modigliani, los cuerpos de sus protagonistas, casi silueteados, como los recortables del maestro Matisse; pero sobre todo, la pureza y pulcritud del arte tradicional japonés, una cultura por la cual ha sentido una gran fascinación desde su juventud.

Sin embargo, Begoña Maza no pretende embucharse la Historia del arte para emular a los grandes maestros, todo lo contrario, a lo largo de su vida ha procurado nutrirse de todas estas referencias para construir su propio camino, plagado de luces y sombras, de meses en suspenso entre años marcados por una gran vorágine creativa. Una trayectoria que para su familia y amistades pasó en la mayoría de ocasiones desapercibida, y en otras se convirtieron en un pequeño obstáculo enfermizo, casi obsesivo, seguramente por una mezcla de ignorancia, indiferencia e incapacidad por comprender las razones que escondían su trabajo como artista.

No obstante, a pesar de haber dedicado su tiempo al cuidado de su familia, como la mayoría de mujeres de su generación, convirtió la renuncia de su vida laboral en múltiples virtudes, precisamente las que presentamos a continuación en este portafolio.

Óleos. En una de sus numerosas libretas, la mayoría escritas con apenas cuatro apuntes, se recogen unas notas, con exquisita caligrafía y cierto tono burlesco, describiendo el origen de sus óleos pintados en pequeño formato: “Gracias a estos cuadritos empecé yo a pintar miniaturas, justo en este tamaño, en el año 1995. Gracias a A. Valdés. Quién quiera que sea por haberme inspirado la fórmula. Era muy malo como artista, creo que con el tiempo yo te he superado, pero tenía una visión económica de la pintura”. Dentro de todas las temáticas que Begoña Maza ha abordado a través de la técnica al óleo sobre tabla y cartón, cabe señalar el apéndice dedicado a las principales ciudades españolas, empezando por su tierra de adopción, Asturias, y la serie de bodegones. Gracias a la evolución de estas temáticas, y a la publicación de una serie de postales, se dio a conocer su primera gran exposición, organizada por la galería Altamira de Gijón, en el año 1997.

Acrílicos. A pesar de haber invertido poco tiempo en esta técnica, Begoña Maza ha desarrollado un intenso e interesante trabajo, sobre todo en lo concerniente a la temática de los desnudos, tratados con una sublime virtud, sensibilidad y elegancia. La mayoría de sus personajes son mujeres naturales, de canon robusto, semejante a las Prima donna de Rubens, que se muestran tal como son, sin esconder sus atributos bajo el pudor del espectador que las observa. Son personajes libres, abiertos a la serenidad de ese entorno atemporal en el que viven, seguros de sí mismos. Precisamente, gracias a un desnudo masculino obtuvo el tercer premio finalista de Arte para Mujeres en el Certamen Nacional de Arte de Luarca (CNAL).

Grabados. La experimentación a través del grabado comenzó con la elaboración de una serie de xilografías sobre animales inspiradas en la estampas del arte africano. Pasarían algunos años hasta que Begoña adquiriese los materiales y conocimientos necesarios para adentrarse en el mundo dominado por Rembrandt y Goya, una técnica en la que deslumbra por la calidad de su acabado, a pesar de haberlo abandonado rápidamente a causa de la inseguridades que le generaban sus resultados.

Témperas. Las cualidades que ofrecen las temperas, sobre todo la rapidez de su secado y la riqueza de los matices, permite a Begoña Maza recuperar todas los temas tratados con anterioridad, sobre todo los desnudos y los oleos dedicados al entorno urbano, aunque  esta vez procurando un acabado más resuelto, inherente a la textura rugosa de papel. La serie Nunca estuve en África, esta formada por un total de cincuenta estampas de gran calidad, cuyos protagonistas totémicos, simplificados en puras formas geométricas, se vinculan a su trabajo de talla en madera.

Digital Art. Los nuevos medios tecnológicos, sobre todo a raíz de su interés por la ofimática, así como las facilidades que le ofrece los nuevos soportes digitales, le han abierto un nueva vía de creación más abierta y espontánea, aunque no por ello menos laboriosa, con un resultado exquisito.

Síntesis cronológica.

1968 – 1971. Estudios de Filosofía y Letras por la Universidad de Valladolid.

1971. Primera exposición colectiva. Club Parayas, Santander.

1973. Finalista en la especial Autorretrato de la revista Nueva Lente, nº 11, enero, Madrid. Se publica su trabajo.

1974. Seleccionada en el especial Quinta Generación, de la revista fotográfica Nueva Lente, nº 29-30, julio-agosto. Opta a la final y se publica su trabajo.

1975. Colabora con el pintor Juan Gomila en la película “A propósito de…”, Galería Tranta, Gijón.

1978. Colabora en actividades de fotografía y cine. Recibe clases de pintura y grabado de José de la Riera. Inicia sus trabajos en escultura.

1994. Tercer Premio en el Certamen Nacional de Pintura de Luarca, Arte para Mujeres.

1997. Exposición individual en la galería de arte Altamira, Gijón.

2001. Colaboración con la portada del álbum CD de Pauline en la Playa, “Tormenta de Ranas”.

2002. Exposición colectiva junto al pintor Manuel Grande, “Encuentro íntimo: Begoña Maza y Manolo Grande”, galería de arte Cimadevilla, Gijón.

2010. Ilustración del cuento titulado “Pinchito y Tatito”, de Marga Mareo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s